En sus cuatro años, Mauricio Macri erró los pronósticos de inflación por casi 90 puntos

Cuando a las 20.30 del domingo 11 de agosto le avisaron que estaba perdiendo las PASO contra Alberto Fernández por unos 15 puntos, Mauricio Macri enfureció. Y en su catarsis, recuerdan funcionarios que estuvieron junto al Presidente aquella noche fatídica, pidió explicaciones por los números de las encuestas que lo daban peleando voto a voto. Aún hoy, en el Gobierno culpan a esos sondeos por una campaña errática de cara a las primarias. Poco y nada se escucha, en cambio, por los pronósticos propios para uno de los temas que más preocupa a los argentinos: la inflación. Macri cerrará sus cuatro años de gestión habiendo pifiado sus vaticinios con los precios por cerca de 90 puntos.

Los yerros vinieron en documentos oficiales, como los presupuestos, pero también verbalmente, cuando el propio Presidente corregía sobre la marcha los desfasados pronósticos originales, con la idea de traer algo de realismo, siempre acompañado con una dosis de optimismo.


Un caso paradigmático se dio el 18 de julio del año pasado. El dólar había aumentado 10 pesos desde principios de año (pasó de $ 18 a $ 28) y los precios volvían a recalentarse. Macri decidió hablar en conferencia de prensa para dar certezas. Primero, aseguró que la inflación de ese año rondaría el 30%. Y luego pronosticó que bajaría «más de 10 puntos en el próximo» y sería «de un dígito» en 2020.