lunes 24 de septiembre

En tiempos de algoritmos y recomendaciones, es cada vez más difícil elegir

“Vístete para el trabajo que quieres, no para el que tienes” es una buena forma de resumir las decisiones que tomo al vestirme. Si bien Shakespeare en Hamlet escribió que la ropa hace al hombre, varias veces se ha señalado que figuras como Mark Zuckerberg, Steve Jobs y Barack Obama, así como Bart Simpson, se visten igual todos los días. Un motivo frecuente es deshacerse de decisiones inútiles para enfocarse en lo que les depare su día. Esa es mi excusa, obvio.

Muchos son los factores que hoy nos inclinan a hablar de economía de abundancia por encima de una de escasez. Y cuando se trata de bienes culturales esto aplica decididamente. La cantidad de libros que se publican crece cada año, así como las opciones que tenemos para consumirlos. Lo mismo pasa con las series de televisión y el cine.


Dejar un comentario