Encuentran principios de vida a 400 años luz de la Tierra

ALMA ha observado estrellas como el Sol en una etapa muy temprana de su formación y ha descubierto rastros de isocianato de metilo, un elemento químico básico para la vida, rodeando a cada una de estas estrellas jóvenes.

Utilizando el poder de ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), en Chile, dos equipos diferentes de astrónomos han detectado isocianato de metilo —una molécula orgánica compleja prebiótica­— en IRAS 16293-2422, un sistema múltiple de estrellas muy jóvenes que se encuentra a unos 400 años luz de distancia, en una gran región de formación estelar llamada Ro Ofiuco, en la constelación de Ofiuco (el portador de la serpiente).


Es la primera vez que se detecta esta molécula prebiótica en protoestrellas de tipo solar, el tipo de estrella a partir de la cual evolucionó nuestro Sistema Solar. El descubrimiento podría ayudar a los astrónomos a comprender cómo surgió la vida en la Tierra.