viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Ernaux, o el Nobel a la autoficción militante

Antes de Annie Ernaux, sólo dieciséis veces desde 1901 votó la Academia Sueca a favor de una candidata mujer. A las 18 butacas de esta institución de la Monarquía escogió Alfred Nobel como jurado del Premio de Literatura. La fortuna del magnate danés de la dinamita determina cuánto dinero se paga cada año a quien gana. El materialismo del cálculo de inversiones redituables de la fortuna póstuma del armamentista dispuesto a ser recordado como benefactor de la Humanidad aseguró que los Nobel sean los premios mejor dotados. A los números del monto, más que a la ciencia, probidad o erudición escandinava aplicada a la selección anual deben su brillo con pocos eclipses. Este año el cheque (escasamente más espiritual que el efectivo) será para Annie Ernaux, una escritora de izquierda que ha hecho del materialismo antinovelesco, documental y utilitario la regla mayor para orientarse en el arte sobrio de su prosa literaria y en la militancia ética y política de su escritura feminista.

Nacida en 1940 cuando el Tercer Reich alemán invadía y ocupaba Francia, pero en la costa nordatlántica donde los Aliados desembarcarían en 1944 para derrotar a las tropas nazis, Annie Ernaux publicó su primer libro, la novela autobiográfica Los armarios vacíos, en 1974. Una estudiante de Letras en una Universidad de provincia recuerda el pasado obrero de su familia ascendida a almacenera. El acontecimiento que gatilla las memorias de la infancia indigente y la evocación de su familia, reconfigurada por una valorización actual empeñada en cancelarle toda aura a la lejanía, es un aborto clandestino en tiempos de la ilegalidad, que debe buscarse sola la protagonista y alter ego de la novelista. Abandonada la ficción por la “autobiografía objetiva”, el examen del mismo aborto de 1963, cuatro años antes de la legalización en Francia de las pastillas anticonceptivas, catorce antes de la despenalización, será tema, problema, materia y sustancia del libro más difundido de Ernaux, El acontecimiento (2001). Con un lenguaje crudo y violento, Ernaux concluye su exploración, cuyo buen éxito, del que parece difícil dudar honestamente a lo largo de la lectura de las ajustadas 130 páginas del texto, buscó y cifró en una pareja resistencia eficaz “al lirismo y a la cólera”.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)