Es bastante probable que un error nos haya desvelado por fin la identidad de Banksy

Decía Pío XIII, el joven pontífice inmortalizado por Sorrentino en The Young Pope, que nada fascinaba más a la sociedad contemporánea que el anonimato. Y que precisamente por eso los grandes artistas de nuestro tiempo eran invisibles: Daft Punk, Kubrick, Salinger… y Banksy.

De ser cierta la emulsión mental del atribulado personaje de HBO, Banksy estaría en la cima del mundo. La cuestión de su identidad ha forjado toda un arcoiris de teorías descabelladas que tratan de poner razón allí donde el cerebro sólo encuentra pasión. Desde su irrupción en la escena street art británica de finales de los noventa, Banksy ha sido un misterio, y ese misterio ha contribuido a su leyenda.