¿Es Corea del Sur un país tan desigual como retrata la película «Parasite»?

El Oscar a mejor película recayó este año, por primera vez, en una producción de habla no inglesa: Parasite («Parásitos»), un retrato con humor negro de las relaciones entre pobres y ricos en Corea del Sur.

La película es una crítica a las agudas diferencias de clase en una sociedad capitalista y desigual que, sorprendentemente, no es ni el Brasil donde conviven las favelas y las mansiones; ni tampoco el Estados Unidos donde el 1% de la población acumula un quinto de la riqueza del país.


No. La historia de cómo los Kim, una familia que vive en un humilde semisótano, se las ingenian para sacarle dinero a los Park, privilegiados que residen en una casa de diseño, está ambientada en Seúl, la capital de Corea del Sur.