miércoles 17 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Es hora de pagar tu deuda de sueño

Ya vienen los cobradores de sueño. Quieren que sepas que no existe el perdón, tan solo una expectativa cambiante de cómo y cuándo pagarás lo que debes. Piensa en ellos mientras estés acostado en la cama de noche. ¿Cuánto te cobrarán? ¿Eres solvente? Te quedas dormido, luego despiertas sudando frío una hora más tarde. Te quedas dormido, luego despiertas y así vagas de un estado de consciencia a uno de inconsciencia hasta la mañana.

Como lo ha descubierto la mayoría de los humanos, tras un par de noches de mal sueño a menudo vienen el aturdimiento, la dificultad para concentrarse, la irritabilidad, los cambios de humor y la somnolencia. Durante años, se pensó que estos efectos, acompañados de una deficiencia cognitiva como un pésimo desempeño en pruebas de memoria a corto plazo, se le podían atribuir en su mayor parte a un químico llamado adenosina, un neurotransmisor que inhibe los impulsos eléctricos en el cerebro. Se habían observado de manera constante picos de adenosina en ratas y humanos a los que les faltaba dormir más.

Sin embargo, los niveles de adenosina se pueden corregir con rapidez tras un par de noches de buen sueño. Esto dio lugar a un consenso científico: la deuda de sueño se podía saldar con un par de siestas de calidad, así lo reflejan frases casuales como “Debo poner al corriente mis horas de sueño” o “Estaré más despierto mañana”.

nytimes.com  (www.nytimes.com)