domingo 21 de octubre

¿Es posible la muerte por “causas naturales”? Como tener una vida saludable y no morir en el intento

Bárbara Ehrenreich nos sorprende desde For her own good , su primer libro, publicado en 1978 junto a Deirdre English. Allí cuestionaban los consejos que en nombre de la medicina se les dan a las mujeres, desde la menstruación al embarazo y otros aspectos de la vida cotidiana.

En Natural causes [2018], Ehrenreich, en cambio, habla del control de nuestras vidas por parte de la medicina, que pretende imponer estilos de vida, ejercicios y/o dietas, además de la industria relacionada con el “bienestar” del cuerpo y la mente; imponiendo ciertas creencias falsas sobre un control consciente de las distintas partes del cuerpo, en incluso, en sobre ahuyentar a la muerte.


La autora nos anticipa que el libro no provee recetas sorprendentes, ni mágicas dietas o ejercicios que permitirán prolongar la vida; y si bien admite que todos querríamos tener vidas saludables durante la mayor cantidad de tiempo, nos cuenta que ha decidido no dedicar tanto tiempo a los exámenes médicos anuales que impidan la realización de cosas interesantes. Y aclara que no se trata de un instinto suicida, pero entre pasar la tarde en un consultorio supuestamente acogedor y dar un paseo, ha optado por lo segundo.

Ehrenreich se pregunta, como científica, por qué cambió su actitud favorable en relación a la medicina preventiva en una postura crítica con respecto a ciertas intervenciones médicas, en ocasiones tardías y costosas. Y su respuesta es que existe una contradicción entre invertir en supuestas soluciones médicas para los problemas que causa la contaminación, cuando no se hace nada por controlarla. Ejemplos sobran, van desde la enormidad de recursos que requiere la procreación asistida -mientras no se investigan las razones para el aumento de la infertilidad- o los muchos casos de ambientes contaminados con sustancias cancerígenas que enferman y luego requieren costosos tratamientos.

Dejar un comentario