jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

¿Es un crimen el café con hielo?

Quieres tomar café todo el año porque te gusta, porque te despierta y porque forma parte de tu rutina diaria. Pero, ay, llega el verano, hace calor y la sola idea de meterte en el cuerpo un expresso te hace sudar más que una clase de Zumba, y el olor del café con leche humeante te pone directamente enfermo. ¿Hay soluciones dignas bajo la canícula para los muy cafeteros?

Después de consultar con una serie de expertos en la materia, aseguramos que, siguiendo unas normas básicas, podemos tomarnos tranquilamente un café con hielo sin estar haciendo ningún estropicio al café en cuestión. Si el café es bueno y el hielo es bueno, el resultado no puede ser malo. A no ser que el proceso te pases con el azúcar, el vaso esté mal enjuagado y acabe sabiendo a jabón o suceda un desastre paranormal, tu café con hielo respetará el sabor original del café (y más adelante te contamos incluso cómo conseguir que no pierda intensidad).

Pero siempre podemos ir más allá. Buscar EL café con hielo, conocer las diferentes maneras de elaborarlo, descubrir la existencia del cold brew y saber con qué podemos mezclar el café primigenio para conseguir ciquicientas variantes –entre ellas tragos largos, bebidas para el aperitivo y, por supuesto, opciones para ponerse piripi– a cuál más satisfactoria. Tenemos por delante un verano largo y caluroso, pero café fresquito para hacerlo más llevadero no nos va a faltar.

elcomidista.elpais.com  (elcomidista.elpais.com)