Espeluznante y nauseabundo pero, ¿puede un sonido llegar a ser mortal?

«Estábamos trabajando en secreto para los militares. Nuestro experimento en sonido estaba casi listo para comenzar (…). Nos dijeron que querían un sonido que pudiera matar a alguien desde lejos».

Parte de la letra de «Experimento IV» de la cantante Kate Bush. La premisa de la canción es que le piden a una banda que cree un sonido que pueda matar.


¿Será posible?, le preguntó a la BBC el radioescucha Paul Goodfield, de Gales.

Los científicos Hannah Fry y Adam Rutherford fueron a investigar y el primer experto que consultaron fue al ingeniero acústico de la Universidad de Salford Trevor Cox.

«Tenemos la sensación de que el sonido es increíblemente poderoso porque las respuestas que nos provoca son tan fuertes: nos puede conmover hasta el llanto o hacer que te bajen escalofríos por la espalda, pero estos son efectos psicológicos», explica.

«En realidad el sonido son pequeñas vibraciones de moléculas de aire, de manera que es muy débil, así que es realmente difícil causar daño físico», aclara Cox.