viernes 9 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Espionaje: Macri y Vidal apuestan al silencio para no resentir la relación

El último cara a cara ocurrió hace un mes. Fue en las oficinas que Mauricio Macri montó en Olivos, a tres cuadras de la quinta presidencial. Ahí, en el tercer piso del edificio con vista a la avenida Libertador, Macri recibió a María Eugenia Vidal. Poco después el expresidente se entregó a su relax habitual de cada fin de año. Partió junto a su familia al country Cumelén, en Villa la Angostura. La exgobernadora pasó las fiestas en Pinamar con su pareja, el periodista deportivo Enrique Sacco.

Cuando se vieron por última vez todavía no se había difundido el video del Gestapo-gate, en el que el exministro de Trabajo de Vidal blanqueaba una de sus fantasías ideológicas. ¿Cuál? La de contar con una policía secreta como la de los nazis para terminar con los sindicalistas. La fantasía del ex ministro Marcelo Villegas era erradicar, según se ilusionó en la reunión de junio de 2017, a todos los sindicalistas y no solamente al ex titular de la Uocra de La Plata, Juan Pablo «Pata» Medina. “Si yo pudiera tener una Gestapo, una fuerza de embestida para terminar con todos los gremios, lo haría”, aseguró el exministro de Vidal.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)