Esta notificación te está robando un pedazo de vida

Dos anuncios tan futuristas como inquietantes coincidieron casi en el tiempo, hace unos pocos días. Elon Musk, el multimillonario que juega a parecerse a Iron Man, aseguró que en ocho o diez años logrará que los cerebros de personas sanas estén perfectamente conectados a inteligencias artificiales. “En cuatro o cinco años seremos cíborgs”, añadió. Por su parte, Facebook anunció que quiere que seamos capaces de escribir en nuestros muros telepáticamente, con un casco lector de pensamientos que estaría listo en dos años. Los especialistas consideran que son promesas irrealizables, pero sí son una buena metáfora de la velocidad desbocada a la que la esfera personal se está difuminando por completo gracias a (o por culpa de) la tecnología.