domingo 9 de diciembre

“Esta prueba me dirá si soy gay o no, ¿verdad?”

Lydia y yo nos conocimos gracias a un cuestionario, la evaluación de personalidad de opción múltiple de OkCupid, que te pregunta cosas como: “¿Un holocausto nuclear te parecería emocionante?” (en mi caso, la respuesta fue no) y después te relaciona con aquellas personas a las que tienes menos probabilidades de odiar.

Nuestra primera cita fue un lunes, para tomar unos tragos después de un día de trabajo durante el cual hice enormes esfuerzos para no vomitar de angustia. Iba a ser mi primera cita con una mujer. La agendé unos diez días después de que les había dicho a mis amigas: “No soy hetero, pero después les diré exactamente qué tan no hetero soy”. Tenía 28 años.


Le envié a Lydia el primer mensaje, preguntándole si podía leer la reinterpretación de fan, o fanfic, gay de Harry Potter que ella había mencionado en su perfil. Poco después me invitó a salir. Estaba emocionada por conocerla, pero todo estaba pasando muy rápido (si no incluimos los 28 años de confusión anteriores).

Dejar un comentario