domingo 28 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Estado vs. mercado en el TEG mundial de las vacunas

Por todos lados esta pandemia lleva escrito un alerta por el fracaso del orden mundial tal como ha sido forjado por el capitalismo. Para empezar, los especialistas coinciden en que su origen está intrínsecamente relacionado con la ganadería industrial masiva y con la deforestación, que multiplican y aceleran las zoonosis. Por la continuidad y extensión de esas dos prácticas ya se pronostican nuevas pandemias por venir. Habrá que acostumbrarse si, como todo parece, seguirán prevaleciendo los intereses de ganaderos y empresarios agrícolas por sobre los del resto de los humanos.

Luego, estuvo la organización de los cuidados inmediatos y de la salida de la pandemia. Todo estuvo en manos de los Estados; incluso un país tan pro-mercado como Irlanda debió poner la salud privada bajo control estatal para tener algo cercano a una coordinación mínima capaz de enfrentar la crisis. La mano invisible del mercado no sólo no aportó soluciones sino que resultó un peso extra. Los Estados por todas partes tuvieron que salir a asistir a la población e incluso a la economía. Mientras las dificultades aquejaban a la mayoría, los súper ricos de todos modos aceleraron su enriquecimiento. Y ni que hablar de las vacunas: la abrumadora mayoría del financiamiento a la investigación que las desarrolló en tiempo récord fue cubierta por los Estados. La participación de capital privado fue cercana a lo irrelevante. Más aún, la primera vacuna que se registró fue mérito de un instituto estatal de la federación rusa. Financiada y desarrollada por el Estado.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)