¿Estrategia reactivadora o gasto irresponsable?: los subsidios para autos ya generan polémica

La crisis de la industria automotriz preocupa y mucho al Gobierno. Todas las variables del sector se mueven en terreno negativo. Patentamientos, producción, ventas mayoristas a concesionarios y exportaciones culminaron los primeros cinco meses del año con números en rojo. Y esto, en plena carrera electoral, puso en alerta a Cambiemos.

En este contexto, el macrismo acaba de lanzar el plan «Junio 0Km», un programa a través del cual se ofrecen más de 230 vehículos –considerando modelos y las diferentes versiones- con descuentos de entre $50.000 –para unidades con un precio de venta inferior a los $750.000- y de al menos $90.000 para aquellos con valores superiores –con tope en los $2 millones-.


Desde el Ministerio de Producción destacaron además que «las concesionarias y terminales aportarán bonificaciones y financiamiento que pueden duplicar el descuento previsto del programa».

¿El objetivo? Provocar un cambio de las expectativas de mercado y traccionar más ventas, con la meta puesta en sumar 30.000 patentamientos extra durante el mes de junio.