domingo 23 de septiembre

Exportar la contaminación a través del comercio

A lo largo de la última década, tanto Estados Unidos como Europa han dado pasos importantes para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero en sus países. Esa tendencia se suele considerar como una señal de progreso en el combate al cambio climático.

Sin embargo, esos esfuerzos son mucho menos impresionantes una vez que se toma en cuenta el comercio. Muchos de los países ricos han “subcontratado” en el extranjero una gran parte de su contaminación de carbono al importar más acero, cemento y otros productos de fábricas en China y otros lugares, en vez de producirlos dentro de sus territorios.


Por ejemplo, entre 1990 y 2015, el Reino Unido cortó de tajo un tercio de las emisiones dentro de sus fronteras. No obstante, esa baja se debió principalmente a que las industrias que consumen más energía migraron al extranjero. Si se suman todas las emisiones que se han producido en el curso de la fabricación de productos como el acero importado, que se utiliza en los rascacielos y los autos de Londres, entonces la huella total de carbono del Reino Unido en realidad ha aumentado un poco en ese periodo.

Dejar un comentario