21.2 C
Buenos Aires
sábado 17 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Faltan adultos para los hijos de la democracia

Cuando Santiago Maldonado fue víctima de desaparición forzada y muchos docentes –cumpliendo estrictamente la ley– abordamos el tema en las aulas, los discursos adultos dibujaron una caricatura de los alumnos, trazada sobre las “blancas palomitas” de Jacinta Pichimahuida pero envejecida con los años y las frustraciones. Los chicos, en ese registro, son víctimas de malvados adultos que “adoctrinan”, que “les meten ideas” en la cabeza. Los niños y adolescentes como tábula rasa, con su voluntad, su curiosidad. Inocentes criaturas influenciables expuestas a los peligros de adultos excesivamente politizados. Entonces llegó septiembre, “mes de la educación”: el Día del Maestro, el Día de los Derechos del Estudiante Secundario, el Día del Profesor, el Día del Estudiante y el mes de las tomas. Más de 30 colegios tomados por adolescentes politizados. Las frágiles almas se transformaron en un cisne negro de plumas envenenadas.

El conflicto estalló en torno a un intento de reforma de la escuela secundaria de parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Apuntaba a licuar el 5º año y mandar a los alumnos a hacer pasantías el 50% de ese tiempo y a recibir contenidos de “emprendedurismo” en el restante. Detrás del proyecto ni una sola referencia bibliográfica, ni una instrucción a las escuelas, ni una fundamentación pedagógica, como si se hiciera política pública en base a títulos impactantes: el zócalo de video graph convertido en alfa y omega de una reforma educativa. En el medio –y como de costumbre, amplificado en todo el país por los medios y su periodismo de guerra que sólo sabe, en esta coyuntura, relatar batallas barnizadas de épica–, 30 colegios tomados por adolescentes.

revistaanfibia.com  (www.revistaanfibia.com)