22 C
Buenos Aires
lunes 12 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Federico Luppi, un actor de cine

La muerte de Federico Luppi es un problema. En realidad, hoy por hoy, escribir sobre alguien famoso en la Argentina es un problema. En su caso, hay demasiadas rispideces en su vida privada, demasiadas declaraciones horribles en los últimos años, demasiadas polémicas, y uno, que es crítico de cine, se ve en figurillas para separar las cosas. Pues bien: separemos las cosas. Murió una persona llamada Federico Luppi, con una vida de la que esta columna no va a ocuparse. Y murió el actor cinematográfico Federico Luppi, de quien sí. No es un acto de cobardía, sino de honestidad: se escribe de lo que se sabe.

Luppi fue uno de los pocos reales actores de cine -que es una profesión diferente de la de actor de teatro- que la Argentina tuvo en los últimos cuarenta años, paradójicamente surgido del televisivo y teatral Clan Stivel. Un arquetipo, como John Wayne o Cary Grant. No es exagerado mencionar a esos dos: Luppi actuaba, en sus mejores trabajos, como esos señores, sabía cómo lo miraba la cámara y se colocaba en consecuencia. No sobreactuaba el gesto, dominaba el plano y representaba al hombre duro, curtido, con calle, derrotado por las circunstancias. A diferencia de los héroes del cine americano, su personaje era constantemente abatido por el estado de las cosas. Podía levantarse y seguir (siempre con una puteada, era el mejor puteador del cine nacional) pero la derrota estaba esperando.

noticias.perfil.com  (noticias.perfil.com)