domingo 28 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Feos, sucios y malos: cómo se construyen las narrativas de odio sobre migrantes

Benito y Cristina, venezolanos, de 24 y 25 años, llegaron a la Argentina el 16 de marzo de 2020, tras una travesía por tierra a través de Perú y Bolivia. Después de cumplir dos semanas de cuarentena en un hotel de La Quiaca subieron a un micro con otras 59 personas, en su mayoría migrantes de países latinoamericanos: venezolanos, colombianos, brasileños, bolivianos y peruanos. Algunos, como Benito y Cristina, tenían planes de radicarse en el país. Otros quedaron varados luego del cierre de las fronteras por la pandemia de Covid-19.

Un grupo de pasajeros contó que los subieron engañados. Les habían prometido llevarlos al aeropuerto, donde había “un vuelo listo” para regresarlos a sus países. En cambio, los trasladaron a Buenos Aires. Después de 30 horas de viaje hacinados los recibió la policía de la Ciudad, que los demoró durante ocho horas y los trasladó a diferentes hoteles para una nueva cuarentena. “Nos trataron como criminales, como si fuéramos narcotraficantes”, contaron Benito y Cristina a Clarín.

Durante semanas los medios locales y nacionales cubrieron la noticia: se refirieron al engaño de las autoridades jujeñas, al reclamo de las organizaciones de la sociedad civil, al estado de salud de una nena que llegó con fiebre y debió ser trasladada al hospital, a la investigación de la justicia federal por una posible violación del decreto de aislamiento obligatorio.

revistaharoldo.com.ar  (revistaharoldo.com.ar)