Fernández desnudó en su día 1 la obsesión inicial: el endeudamiento

La renegociación de la deuda se quedó con la centralidad del primer día del gobierno del Frente de Todos en la Casa Rosada. Mientras la nueva maquinaria administrativa todavía aceita motores para comenzar a andar, y sin anuncios concretos para las urgencias económicas, el foco de la jornada estuvo puesto en los anuncios que tuvo a su cargo, bien entrada la tarde, el ministro de Economía, Martín Guzmán, pocas horas después de la reunión privada que mantuvo el presidente Alberto Fernández con los enviados del Departamento de Estado de Estados Unidos, cuyo apoyo será central en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para resolver el problema de la deuda.

Fernández amaneció en la Quinta de Olivos, donde pasó el martes su primera noche como presidente. Tras el acto masivo en Plaza de Mayo, el primer mandatario se trasladó a la residencia oficial, donde cenó junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el subsecretario general de la Presidencia, Miguel Cuberos; el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos; y el embajador uruguayo en España, Francisco Bustillo.