Festival de reconciliaciones a ambos lados de la grieta

La cumbre habría resultado impensable apenas dos meses y medio atrás, cuando los Brito estrenaban la torre de vidrio curvo en Catalinas Norte que dibujó César Pelli para el Banco Macro. Era el momento de máxima tensión con el Presidente. El hijo, Jorge Pablo, recibió por esos días en su nueva oficina del piso 26 un mensaje desde la cima del poder político: «No te preocupes que el problema es con tu viejo, no con vos». El emisario volvió con una respuesta, rápida, que sorprendió a un Mauricio Macri acostumbrado a una vida de recelos mutuos con su propio padre y de alianzas con terceros contra portadores de su propia sangre. «Si vos tenés un problema con mi viejo, entonces el problema lo tengo yo con vos».

Parecía algo irreversible. Tanto Nicky Caputo como Alejandro Macfarlane, amigos en común, habían intentado, sin éxito, acercarlos. Pero Jorge Horacio Brito, fundador del Macro y padre de Jorge Pablo, parecía haber descartado cualquier posibilidad de reconciliación con Macri. Hasta le había hecho saber a esos amigos comunes que consagraría todos sus esfuerzos a que el Presidente fuera preso en caso de que este año abandonara el poder. Era una guerra sin cuartel, que incluyó insultos cruzados por teléfono satelital en diciembre, en el momento más álgido de la causa Ciccone II, que tiene procesado al patriarca del clan. Los presenció perplejo el operador todoterreno y consultor Guillermo Seita en el avión privado de los Brito.


Pese a toda esa tensión y hasta los insultos, que Macri solo suele proferir en contadas ocasiones, finalmente hubo fumata blanca. Fue un encuentro días atrás fuera de la quinta de Olivos, en la casa que prestó un tercero y que confirmaron a BAE Negocios fuentes del Ejecutivo y del Macro. El dueño del banco privado más grande del país se volvió a ver en persona con el mandatario cuya gestión defenestró ante todo aquel que haya tenido la chance de preguntarle. Y el Presidente aceptó volver a conversar con el principal mecenas de Sergio Massa, a quien acusó de haber conspirado en su contra desde el día que asumió.