Finlandia y Estonia ya están pagando hasta €10.000 por tener un hijo. Y les está funcionando

La tasa de natalidad en Europa se sitúa en 1,59 niños por mujer, la cifra más baja en décadas. Ante un escenario donde cada vez más países de la UE no tiene asegurado el reemplazo generacional, Finlandia está comenzando a pagar un bonus por niño nacido para impulsar la natalidad y Estonia destina una media de 520 euros mensuales para contribuir económicamente a la crianza de las familias de tres o más miembros.

La localidad finlandesa de Lestijärvi refuerza económicamente cada uno de los nacimientos que tienen lugar en su territorio, una aldea habitada solamente por 725 personas. Cada pareja que tenga un hijo y cuya intención sea criarlo en el pueblo recibirá 10.000 euros por parte de la administración municipal. Desde que la medida se aplicó en 2013 han nacido 60 niños, casi el doble de los nacidos durante los siete años anteriores a la medida, cuando nacieron 38.