miércoles 21 de noviembre

FIRE, el movimiento que promueve jubilarse a los 40 años (o incluso antes)

Los padres de Barney Whiter compraron su casa cuando él comenzaba la escuela secundaria en Reino Unido en 1981.

“Hicieron lo clásico de los británicos”, dice, “gran casa, gran hipoteca”.


Poco después, una gran recesión llegó y las tasas de interés se dispararon a 17%, por lo que sus padres tuvieron que recortar sus gastos para hacer unos pagos de la hipoteca que resultaban paralizantes: los días de vacaciones se cancelaron.

El padre de Whiter dejó de comprar cerveza y elaboró la suya propia. Y la actitud del hombre hacia el dinero cambió para siempre: “Daba miedo deberle mucho dinero al banco”, dice.

Pasó su vida adulta asegurándose de que no terminar en la situación que tuvieron sus padres.

Dejar un comentario