martes 24 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Francia condenada a girar a la derecha (todavía más)

Desde 1981, con la recordada gráfica que anunciaba la victoria de François Mitterrand en paralelo a una paulatina aparición de su rostro, es costumbre en Francia esperar a las 20:00 para tener el resultado de la elección presidencial. A lo sumo, cuando el resultado es sumamente ajustado, los ganadores esperan a las 22:00 para descorchar el champagne. Ayer a las 20:00 las estimaciones oficiales, hechas en base a bocas de urna y mesas testigos, otorgaban 28% a Emmanuel Macron, 23% a Marine Le Pen y 20% a Jean-Luc Mélenchon.

En ese marco, la candidata de extrema derecha celebró su pasaje al segundo turno con un discurso moderado y con fuerte acento en la cuestión social, algo que respetó durante toda la campaña para presentarse como la antítesis de Macron, el presidente de los ricos. Los deberes del trabajo sucio los había hecho bien Éric Zemmour, el periodista estrella de una “fachósfera” que, lubricada durante los últimos cinco años con el dinero del magnate Vincent Bolloré, inclinó el debate público hacia los temas del electorado de la extrema derecha. Pero Zemmour fue la primera gran decepción de la noche: obtuvo solo 7 puntos, muy lejos de los 17 que prometían los sondeos cuando irrumpió en la campaña. El electorado francés decidió adelantar el voto útil a la primera vuelta y Le Pen creció gracias a la inmigración hacia el territorio de votantes de Zemmour y de ciertos sectores de la derecha tradicional de Los Republicanos, sobre todo los del campo del perdedor de la interna ante Valérie Pécresse, el filo lepenista Éric Ciotti.

eldiplo.org  (www.eldiplo.org)