miércoles 25 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Francia: ¿funcionará el desgastado «frente republicano» contra la extrema derecha?

A primera vista, los resultados del domingo 10 de abril parecen un calco de los de 2017. Emmanuel Macron, el presidente en funciones, quedó en primer lugar con 27,85% de los votos, seguido de Marine Le Pen, candidata de extrema derecha (23,15%) y Jean-Luc Mélenchon, postulante de Francia Insumisa/Unión Popular (21,95%). Al igual que en 2017, Le Pen sobrepasó al candidato de izquierda por la mínima, cerrándole el paso a la segunda vuelta.

Pero más allá de las apariencias, estos resultados son sorprendentes e incluso inquietantes. La abstención fue alta: con 26%, se acercó al récord de 28% de 2002. En la democracia francesa, un gran número de jóvenes y personas pobres y/o racionalizadas se abstienen de forma permanente de votar.

Sin embargo, el principal acontecimiento de la elección ha sido el colapso total de los dos partidos que hasta no hace mucho tiempo dominaban el sistema político francés: el Partido Socialista (PS), de centroizquierda, y Los Republicanos (LR), herederos de la tradición gaullista de la derecha francesa. Hasta 2017, el PS y LR solían turnarse en el gobierno; en estas elecciones sus candidatos obtuvieron 1,75% y 4,78% de los votos, respectivamente. Su caída en desgracia es asombrosa, incluso la candidata de la derecha, Valérie Pécresse, pidió públicamente, con tono desesperado, aportes para pagar su deuda de campaña indicando que está personalmente endeudada y que al haber quedado por debajo de 5% el Estado no cubrirá los gastos. No está claro si alguna vez estos partidos lograrán recuperarse, pero las primeras señales no les son alentadoras.

nuso.org  (nuso.org)