13 C
Buenos Aires
lunes 26 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Fuimos felices en un lugar que ya no existe

Despedimos a un bar que cierra como a un viejo amigo: una foto, una breve anécdota o recuerdo personal y un emoji de corazón roto. Ese adiós virtual es un género en sí mismo y una marca de esta época. La certeza de finitud aparece en ese plato, ese mozo o ese café que fueron parte de nuestras vidas y que ya no volverán. Fuimos felices en un lugar que ya no existe.

La crisis económica primero y la pandemia después se llevaron puestos a miles de bares y restaurantes de esta ciudad. Desde el sindicato de gastronómicos advierten que es el peor momento que les tocó vivir y que en el último año cerraron más de 2800 comercios y se perdieron unos 23.000 puestos de trabajo registrados.

Una respuesta antipática y muy habitual al posteo-despedida es que se llora el cierre de un bar al que ya nadie iba. Entonces es inevitable sentirse culpable y quedarse con la sensación de que se podría haber hecho algo, por ejemplo ir más seguido y tal vez así, salvarlo del final.

revistaanfibia.com  (revistaanfibia.com)