15.5 C
Buenos Aires
martes 29 de septiembre de 2020
Periodismo . com

Ganadores, perdedores y listas negras: escenas de la nueva hegemonía

El lunes, el Hilton y la Rural no parecían separados por ochenta cuadras sino por ocho mil kilómetros. En el subsuelo del hotel de Puerto Madero, sin un solo funcionario, más de 1.200 industriales textiles y confeccionistas compartían sus penas y algunos sanguchitos tras el peor año para el sector desde la apertura importadora de los años 90. En los pabellones de Palermo, donde corrían el champán y los canapés de salmón ahumado, los zares del petróleo y la electricidad recibían con honores a su excolega Juan José Aranguren, quien eligió ese escenario para anunciar el fin de la regulación estatal del precio de los combustibles, un viejo anhelo de las cuatro compañías que controlan el 90% del mercado de naftas y gasoil del país.

Una línea cada vez más nítida divide a los ganadores de los perdedores dentro del empresariado. Favorecidos por el brusco aumento del precio del gas en boca de pozo, los cuantiosos subsidios para incentivar las nuevas perforaciones en Vaca Muerta y el tarifazo para industrias y hogares, los popes locales del negocio energético y las grandes multis del sector empezaron a cerrar esta semana un año muy fructífero para sus balances en la Argentina Oil & Gas, la exposición donde Aranguren compartió escenario con magnates como Marcelo Mindlin (Pampa Energía) y Alejandro Bulgheroni (PAE-Axion). En el subsuelo del Hilton, convocados por la Fundación ProTejer, se apiñaban en cambio los industriales que vieron contraer su producción global de 500 mil toneladas en 2015 a 400 mil toneladas este año. Y que despidieron desde entonces unos 25 mil empleados de los más de 200 mil que contaban en sus plantillas, sin contar a los informales.

diariobae.com  (www.diariobae.com)