lunes 8 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Ganar unos derechos en Cuba no significa la postergación de otros

El poeta cubano Amaury Pacheco, miembro del Movimiento San isidro, rechazó una invitación para participar en la exposición de arte Documenta, en Kassel, Alemania. El motivo de su decisión lo explicó en una declaración en Facebook: “La probabilidad de que al viajar a Alemania no me dejen regresar a Cuba es muy grande y no voy a dejar solos a mis hijos, esa no es una opción”. Hace más de un año que Pacheco está bajo la custodia de sus cuatro hijos pues Iris Ruiz, su pareja, madre de los niños y también integrante de San isidro, tuvo que viajar a Miami en busca de atención médica para tratar un cáncer tras sufrir varias negligencias en su tratamiento en Cuba. El temor del artista a que sus hijos quedaran a la deriva en la isla no es infundado: la nueva estrategia del régimen cubano se basa en expulsar al exilio a la sociedad civil e impedirles que regresen luego.

“Estoy en casa bajo cargos de desorden público e instigación a delinquir desde el pasado 11J —las protestas populares de julio de 2021—. Mis hijos han sufrido los cercos policiales por más de seis meses, los padecimientos de su madre, la distancia de la familia y la crisis económica”, escribió Amaury Pacheco, en un momento en el que, en Cuba, la unión familiar está en el centro del debate al aprobarse en la Asamblea Nacional un nuevo Código de las familias que se llevará a referéndum popular en septiembre y que incluye el reconocimiento del derecho al matrimonio gay.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)