viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Giorgia Meloni no es ninguna Mussolini, pero puede ser una Trump

Italia, escribió el filósofo situacionista Guy Debord en 1968, «resume las contradicciones sociales de todo el mundo». Como tal, era un “laboratorio de la contrarrevolución internacional”.

Los analistas políticos de todo el mundo se dedican ahora a analizar las declaraciones de Giorgia Meloni para determinar si es fascista, neofascista o postfascista. ¿Por qué, se preguntan, están los italianos aparentemente dispuestos a considerar un retorno a la política de la hora más obscura de su país?

Pero, ¿se enfrenta Italia realmente a la resurrección de su pasado fascista? Y, lo que es más importante, ¿es Italia un laboratorio cuyo experimento podría seguir el resto del mundo? Las respuestas, respectivamente, son: no y (por tanto) sí.

Los que tachan a Fratelli d`Italia de fascistas se equivocan. El partido de Meloni no es tanto el heredero del movimiento fascista de Benito Mussolini como el primer imitador europeo del Partido Republicano norteamericano.

sinpermiso.info  (sinpermiso.info)