17.1 C
Buenos Aires
miércoles 20 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Golpeado en los tribunales, censurado en las redes, el movimiento Me Too en China promete continuar la lucha por la igualdad

Era casi medianoche cuando Zhou Xiaoxuan, de 28 años, salió de la sede del Tribunal Popular del distrito de Haidian, en el noroeste de Pekín, el martes. En la semioscuridad, con el rostro demacrado, rompió a llorar mientras agarraba un ejemplar del nuevo Código Civil chino, que desde el diciembre pasado tipifica el acoso sexual como razón para presentar una querella por parte de la víctima. “Siento no poder ofrecer un resultado mejor a todo el mundo”, declaró, con la voz entrecortada, confirmando la derrota de su caso a las pocas decenas de simpatizantes que la habían estado esperando durante la jornada de audiencia. El tribunal acababa de desestimar la denuncia de la antigua becaria de la televisión estatal china contra su exjefe, el famoso presentador Zhu Jun, por tocamientos.

El de Zhou ha sido, quizás, el caso judicial más emblemático en los tres años de historia del frágil movimiento Me Too en China y sus denuncias contra los abusos sexuales y la discriminación, dos problemas aún asiduos en esta sociedad. La derrota en el tribunal, después de tres años de batallas legales, obliga ahora al movimiento a plantearse cómo actuar en el futuro, en un clima político y social donde cada vez se van cerrando más los espacios para las protestas coordinadas de grupos civiles.

elpais.com  (elpais.com)