miércoles 20 de febrero

Guaidó se proclama presidente de Venezuela y eleva la tensión entre Rusia y EE.UU.: ¿puede la crisis acabar en un choque entre potencias?

La crisis política desatada en Venezuela ha resonado en muchos rincones del mundo.

Cuando el pasado 23 de enero Juan Guaidó se juramentó como “presidente interino” —algo que el gobierno de Nicolás Maduro tacha de intento de golpe de Estado—, el joven líder opositor desató una cadena de reacciones, que llegó hasta el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.


Primero, Estados Unidos dio su apoyo al joven presidente de la Asamblea Nacional y seguidamente hicieron lo mismo los países del Grupo de Lima (salvo México).

A Maduro salieron a defenderlo sus aliados más cercanos: Cuba, Bolivia, Rusia y también China, que manifestó “gran preocupación” y afirmó que apoyaba los esfuerzos del gobierno por “preservar la soberanía, la independencia y la estabilidad del país”.