21.8 C
Buenos Aires
jueves 26 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

Guernica: el conflicto donde todos perdieron

Entre las tres de la tarde y las 12 de la noche del último miércoles se diluyeron más de 40 días de negociaciones y esfuerzos para evitar que la toma de terrenos en Guernica, partido bonaerense de Presidente Perón, terminase en el operativo represivo que desató la Policía, por decisión del juez de Garantías N° 8 de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo. Hasta ahora, fue el más grande que se aplicó en el Conurbano bonaerense desde que Axel Kicillof asumió la gobernación el 10 de diciembre. Pero no fue el primero, porque la pandemia invisibilizó los cerrojos represivos realizados en otras localidades, como La Matanza. Hace una semana, las tropas policiales ya hicieron estragos en el Barrio Los Ceibos y quemaron las casillas de 350 familias, sin la atención de nadie.

En Guernica, las escenas devastadoras del jueves por la madrugada podrían haberse evitado, pero sobre el filo del vencimiento de la prórroga del desalojo no hubo acuerdo entre la coordinadora de delegadas, delegados y organizaciones de la toma y los negociadores del gobierno, comandados por el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque. Todo saltó por los aires en un momento cargado de secretismo, intrigas y sospechas cruzadas. Aún así, todavía siguen los esfuerzos para reunir las piezas de la negociación trunca y retomar las conversaciones para encontrar una solución al problema de fondo, es decir, evitar que las familias que huyeron de la represión del jueves sigan una silenciosa peregrinación sin techo, ni comida, ni un centavo para alquilar una pieza. Precisamente, la misma situación que las empujó a formar parte de una toma de tierras.

tiempoar.com.ar  (www.tiempoar.com.ar)