15.4 C
Buenos Aires
sábado 18 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

Guerra al K-pop: Kim Jong-un redobla su cruzada cultural contra Corea del Sur

El reciente restablecimiento de las comunicaciones entre Corea del Norte y su vecina del sur no se ha traducido en un acercamiento cultural, al menos, no en un aumento de la tolerancia de Pyongyang; Kim Jong-un continúa intransigente en su postura opuesta a la influencia que pueda llegar desde el otro lado del paralelo 38 y obsesionado con erradicar lo que el propio mandatario ha etiquetado de “un tumor maligno”. El líder supremo ha emprendido una nueva cruzada, esta contra las películas surcoreanas, el K-pop y los K-dramas, en otro intento por controlar en su totalidad el menú de entretenimiento que consumen los más de 25 millones de habitantes de su nación.

El verano pasado, The Daily NK, diario especializado en Corea del Norte con sede en Seúl, alertaba a través de su red de informantes que el país había reforzado las medidas para eliminar el cabello teñido, los piercings y prendas de vestir, como los vaqueros. En diciembre, la agencia surcoreana de noticias Yonhap concluía que, con la aprobación de la ley de “rechazo de la cultura ideológica reaccionaria”, el gobierno norcoreano ponía más mano dura contra cualquier posible influencia extranjera. Bajo tal legislación, quienes vean, escuchen o estén en posesión de películas, series o música foránea, principalmente procedente de Corea del Sur, enfrentarán hasta 15 años de reclusión en campos de trabajo, 10 más de lo que estipulaba el código anterior. También se someterían a tal medida punitiva quienes tengan televisores, radios, ordenadores o teléfonos móviles que no estén registrados, mientras que el castigo para los que importen y trafiquen grandes cantidades de material considerado ilegal es la pena de muerte. El texto recoge, además, que aquellos que “hablen, escriban o canten en estilo surcoreano” podrán ser condenados a dos años de trabajo forzado.

elpais.com  (elpais.com)