Guía para leer los resultados electorales de medio término

Uno de los grandes anhelos de la humanidad es poder predecir la conducta humana. Y si ésta es colectiva, esta aspiración se hace mucho más atractiva aún.

Dentro del campo del saber existe una especialización que intenta predecir la coordinación (tácita) de los electores alternando, como se sabe, éxitos y fracasos en los guarismos. La tarea que se propone no es para nada sencilla.


Nosotros abordamos aquí dicha incógnita sin apelar al método científico de las encuestas de opinión y sin lanzar un pronóstico al aire, espacio que dejamos vacante sólo para los interesados en los juegos de azar. Y lo haremos, ofreciendo algunas de las múltiples lecturas posibles ante una elección de medio término, como la que tendremos en la Argentina en el ciclo agosto-octubre, en el actual escenario político institucional y social. Observamos entonces que hay tres interpretaciones de los resultados que suelen rondar en las mesas políticas, las redacciones de prensa y “la calle”, usualmente esgrimidas sin “dialogar” con las otras lecturas. Anticipamos que no se trata del tradicional Local-Empate-Visitante, veamos: