8.9 C
Buenos Aires
domingo 1 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Guzmán, en el Juego de la Oca: retrocede a ministro de Deuda

Martín Guzmán apostó fuerte en la interna del Frente de Todos y, al menos por ahora, perdió. De esa manera, cuando creía que el éxito del acuerdo con los acreedores privados le daba aire como para dejar de ser un mero “ministro de Deuda” y convertirse por fin en ministro de Economía con plenos poderes, el Juego de la Oca del oficialismo lo devuelve al punto de partida. Con eso, su margen de acción y su chance de aplicar la visión que justificó su paso del mundo académico a la política –esto es normalizar gradualmente las variables macro sin ahogar el inicio de un proceso de crecimiento– quedan minimizadas al menos hasta que pase el proceso electoral de septiembre-noviembre.

Hace bastante tiempo que el funcionario sufre fuego amigo, uno que, erróneamente, suele atribuirse en exclusividad al sector cristinista. En verdad, los disparos provienen de todo lo que podría llamarse el ala política, que incluye también al grupo que responde al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, obsesionado por el impacto que la triple crisis sanitaria, económica y social podría ocasionar cuando se abran las urnas.

El diálogo entre Guzmán y Máximo Kirchner, el encargado de exponer e imponer la visión de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, es de larga data. De acuerdo con eso, el funcionario ha flexibilizado sus posturas, que indican que la inflación es un mal que debe ser erradicado a través de una gestión gradualista, que normalice de a poco los frentes fiscal y monetario, que alinee las expectativas de los agentes y la puja distributiva, que logre un control duradero sobre el tipo de cambio y que trabaje día a día sobre las cadenas de suministro para paliar las deficiencias de la oferta de muchos productos de primera necesidad. Sin embargo, para los políticos, no es suficiente. “Martín no ve lo que pasa en la calle”, dicen estos.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)