Hablen con Wado

El peronismo todavía habitaba en diferentes campamentos el 16 de noviembre de 2018, cuando una bomba política explotó en la Cámara de Diputados. En absoluto sigilo, sin que el gobierno de Mauricio Macri lo advirtiera, el Frente para la Victoria, el Frente Renovador y los gobernadores del PJ habían sellado un acuerdo para arrebatarle a Cambiemos un lugar en el Consejo de la Magistratura. La jugada final, con la que la unidad opositora sorprendió a la Casa Rosada, tenía el sello de Eduardo “Wado” de Pedro, del massista Raúl Pérez y de Sergio Massa.

De Pedro había sido fundamental para cerrar el acuerdo. Consciente de la crisis que afectaba al gobierno de Macri y de los desaguisados políticos de la Rosada, había visto la ventana de oportunidad para reunir una mayoría peronista y se había lanzado a convencer al massismo, que todavía fogoneaba el crecimiento de Argentina Federal junto a los gobernadores, bien lejos de Cristina Fernández de Kirchner. Las charlas dieron sus frutos. Cuando todavía la militancia cristinista miraba a Massa con desconfianza, De Pedro y el líder del Frente Renovador puntearon durante varias horas nombres de diputados que podrían suscribir el pacto en el quincho de la casa del diputado de La Cámpora, en San Telmo. Dicen los que vieron de cerca la trama que ese día se les quemó el asado. Pero plantaron el germen de la unidad peronista que ganó las elecciones presidenciales de la mano de Alberto Fernández, que ahora tiene a De Pedro, uno de los hombres de la mesa chica de Cristina y Máximo Kirchner, entre sus colaboradores más cercanos.