miércoles 14 de noviembre

“Hackear” a un príncipe, a un periodista y a un emir para impresionar a un cliente

Los gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos han estado usando un programa de espionaje israelí durante más de un año, a través del cual convierten los celulares de los disidentes locales o de los opositores en el extranjero en dispositivos de vigilancia.

Cuando a altos funcionarios emiratíes les ofrecieron una costosa actualización costosa de esta tecnología de espionaje, ellos quisieron asegurarse de que funcionara, según correos electrónicos filtrados e incorporados este jueves 30 de agosto como parte de dos demandas contra los fabricante del programa, el NSO Group, con sede en Israel.


¿La empresa era capaz de intervenir en secreto los teléfonos del emir de Catar, un rival regional?, preguntaron los emiratíes. ¿Y el celular de un poderoso príncipe saudí que dirigía la guardia nacional del reino? ¿Qué tal el teléfono movil del editor de un periódico árabe con sede en Londres?

Dejar un comentario