Hay 1.400.000 nuevos pobres y 300.000 nuevos indigentes

La brecha entre quienes reciben los ingresos más altos y quienes reciben los ingresos más bajos creció en más del 33 por ciento durante la administración de Cambiemos. Es decir, que en los últimos tres años aumentó significativamente la desigualdad social. Esa es la conclusión más alarmante a la que arribó un relevamiento del Centro de Estudios de Ciudad (CEC), que funciona bajo la órbita de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Además, el estudio, que compara la evolución de la pobreza y de la distribución al cuarto trimestre del 2018, agrega que más del 90 por ciento de la población vio reducidos sus ingresos en términos reales, lo que tuvo como consecuencia que, respecto de 2015, hoy haya en el país 1,4 millones de nuevos pobres y 300 mil nuevos indigentes.

“Si el Gobierno continúa en este rumbo, hay un sólo camino para la situación social y es el empeoramiento”, advirtió el economista e investigador Agustín Mario, a cargo de la elaboración del informe.


El relevamiento llevado adelante por el CEC utilizó los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y sumó un elemento clave: la comparación de esa información con aquella publicada antes de la llegada del macrismo al poder. El investigador calculó esos datos en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) para el primer semestre del 2015 –disponible en la página web del Indec– y actualizó las canastas total y alimentaria en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la provincia de San Luis. “Desde el Gobierno sostienen que todo lo que se registró entre 2007, cuando se intervino el Indec, y 2015 está en revisión. Entonces no hacen ninguna comparación para atrás y empiezan a analizar todo después del ‘apagón estadístico’, es decir, recién en el segundo trimestre del 2016. Con ese movimiento, evitan el ajuste inicial que se aplicó mediante la devaluación de finales del 2015”, explicó Mario a PáginaI12.