martes 18 de septiembre

Hay 2019, ¿pero para quién?

El Hada Buena y el Intendente porteño Horacio Rodríguez Larreta intentan desmarcarse del presidente Maurizio Macrì. La consigna de Alberto Rodríguez Saa, Hay 2019, ha llegado más lejos de lo que se proponía su autor, que sólo pensaba en el peronismo. Ambos cuentan para esa jugada con el apoyo del Papa Bergoglio, cuyo objetivo es impedir que se sancione el proyecto de ley de abolición de la clandestinidad del aborto.

Vidal visitó al Papa en Roma junto con la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, una semana antes de que la Cámara de Diputados sancionara el proyecto. Si bien ambas cumplieron con el compromiso de no revelar lo tratado, han dado señales de diferenciación de Macrì. Vidal y Stanley militan junto con Emilio Monzó y con el nieto de Rogelio Frigerio entre quienes propugnan acuerdos amplios con lo que llaman el peronismo racional, es decir aquel que consideran dispuesto a acompañarlos más allá de la puerta del cementerio. Pero esa presunción aún no ha sido demostrada.


En cambio, Macrì se atiene a la lógica con que llegó al gobierno, presentándose como un hombre nuevo sin ataduras con la vieja política, aunque ya lleve quince años en cuatro cargos públicos. A la luz de los resultados podría decirse que su posición es más realista. Pero también es cierto que las condiciones políticas y económicas han girado 180 grados y que la presidencia es una trituradora de ilusiones y fantasías. A partir de diciembre pasado está en duda si podrá aspirar a la reelección el año próximo, y desde la corrida cambiaria que se inició en abril y el parche del FMI que contuvo por un tiempo la hemorragia, la cuestión se ha adelantado. Lo que ahora se discute es cómo y cuando saldrá de la Casa de Gobierno y quién lo sucederá. Macrì no se da por aludido, pero sus propios partidarios han dejado de creerle y sólo prevén tiempos peores. La delectación con que Clarín reproduce cada semana las encuestas que lo confirman son una prueba adicional, salvo que alguien piense que ha habido allí autocrítica y reconversión al periodismo. Hasta publicó una foto de Macrì junto a un helicóptero.

Dejar un comentario