martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Hay gente pagando por vivir un terremoto falso o un cruce ilegal de frontera: el negocio del «dark tourism»

Se acerca el verano y, con él, la época de vacaciones y de viajar. Una isla griega para disfrutar del mar y el sol puede ser una buena idea. O quizás un destino más frío como Islandia para los que no pueden soportar más de 30ºC. Para gustos los colores. Pero hay a quien este tipo de turismo no les llena plenamente. No les vale con hospedarse en un buen hotel, ni ir a la playa, ni ver monumentos, ni hacerse un selfie en el Big Ben. Mucho menos hacer una cola de dos horas para entrar al Louvre.

Hay gente a la que le va la aventura. Pero la aventura de verdad. Cada año, miles de turistas se embarcan hacia algunos de los lugares más sombríos del planeta. Hablamos de rincones donde se han cometido atrocidades, desastres naturales, accidentes o asesinatos famosos. Desde Auschwitz hasta Chernobyl o Hiroshima. Hay a quien le gustas visitar el museo del genocidio en Camboya o el monumento en memoria de las víctimas el 11-S.

Es lo que se conoce como Dark Tourism.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)