viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Hay muchas formas de preparar café, pero solo una es sana (y el resto no)

Bebemos muchísimo café. Según datos de MERCASA, en España se consumen, al año, algo más de 78 millones de kilos de café, lo que supone un desembolso de 691 millones de euros. Es sinónimo de desayuno, media mañana, sobremesa y merienda. Incluso algunos son capaces de tomarse uno (o más) antes de irse a la cama y dormir como lirones.

Los investigadores, en los últimos años, han descubierto una grandísima cantidad de beneficios de esta bebida que nos alegra (y despierta) cada mañana. Pero una pregunta sigue sin respuesta: ¿cuál es la forma más sana de prepararlo? Por suerte para nosotros el ‘European Journal of Preventive Cardiology’ ha publicado un estudio en el que se detalla qué formas de preparar esta bebida son más saludables para el consumidor. Lo explica uno de los autores principales, el investigador Dag S. Thelle: «Nuestro estudio proporciona una gran y fuerte evidencia que relaciona los métodos de preparación del café con los ataques al corazón y con la longevidad». Si eso no es relevante, no sabemos qué lo puede ser más.

Las propiedades químicas del café, como decíamos más arriba, son más que potentes. El problema es que es una hoja de doble filo, dado que, a pesar de que determinadas sustancias puedan ser muy beneficiosas para nosotros, otras tienen la capacidad de ser negativas para nuestra bioquímica: «El café sin filtrar contiene sustancias que aumentan la cantidad de colesterol en sangre. Utilizar un filtro las elimina y, por tanto, hace que estas enfermedades cardiovasculares y la muerte prematura sean menos probables», detalla Dag S. Thelle.

alimente.elconfidencial.com  (www.alimente.elconfidencial.com)