lunes 26 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

HBO y el difícil parto de «House of the dragon»

El 19 de mayo de 2019, cientos de millones de personas de 173 países distintos vimos el capítulo final de Game of Thrones. Nos habíamos pasado casi toda la década, desde el 17 de abril de 2011, instalados mentalmente en el mundo de Westeros y los 73 episodios de la gran serie de fantasía medieval de nuestra época, inspirada en la mitología de Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin. Durante los más de tres años que han pasado desde la despedida, ninguna serie ha logrado sumar tantos premios ni tanto fanatismo. Toda esa masa crítica está viendo el primer capítulo de House of the Dragon. ¿Alguien no siente las toneladas cúbicas de semejante presión?

Dirigido por el mismo Miguel Sapochnik que nos regaló la inolvidable Batalla de los Bastardos, el primer capítulo de la precuela, “Los herederos del dragón”, no decepciona. Está ambientada dos siglos antes que la serie original, cuando los Targaryen y sus dragones gobernaban los Siete Reinos, y narra en clave shakespeariana una historia de sucesión monárquica. El rey Viserys, su hija Rhaenyra y su hermano Daemon protagonizan dudas y tensiones que hemos visto tanto en El rey Lear o Hamlet como en El rey león. La narración en contrapunto del torneo y del parto de la reina conduce a un final del episodio piloto comparable o incluso mejor que el de Game of Thrones. Las cosas que se hacen por amor.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)