viernes 19 de octubre

“Hecho en Italia”: La explotación laboral de las marcas de lujo

A mediados de este año, en un apartamento en un segundo piso en el pueblo de Santeramo in Colle, al sur de Italia, una mujer de mediana edad estaba sentada en una silla negra acolchada y trabajaba arduamente sobre la mesa de su cocina. Cosía con cuidado un sofisticado abrigo de lana, del tipo que se venderá a un precio de entre 800 y 2000 euros (935 a 2340 dólares) cuando llegue a las tiendas como parte de la colección otoño-invierno de MaxMara, la marca de moda de lujo italiana.

Sin embargo, la mujer, que pidió permanecer en el anonimato por miedo a perder su sustento, recibe solo un euro por metro de tela finalizado de parte de la fábrica que le da empleo.


Para el trabajo sin regulaciones que lleva a cabo en su apartamento, la subcontrata una fábrica local que también manufactura ropa de calle para algunas de las marcas más conocidas en la industria del lujo, incluidas Louis Vuitton y Fendi. Lo más que ha ganado fueron 24 euros por un abrigo completo, cuenta.

Dejar un comentario