lunes 18 de febrero

Hernán Casciari: “Volver a las fuentes también es un acto revolucionario”

Hernán Casciari parece ir a contramano del mundo. Como si fuera un salmón que regresa a su lugar de nacimiento a desovar, el escritor se empeña siempre en ir contra la corriente. Lejos está de tratarse de una pose. En tiempos en los que la tele (sobre)vive al pulso de gritos, discusiones y la lógica de la reacción, Casciari se pone a leer cuentos en pantalla sin otro apoyo que el de la potencia de la historia que relata. No hay efectos especiales ni parafernalia tecnológica en Cuentos de verano, el ciclo de narración oral que todas las medianoches pone pausa en la pantalla de Telefe, como segmento del magazine de cierre Staff de noticias. No es con lo único que le da la espalda a la masa: mientras en el mundo el formato digital se impone sin pausa, Casciari se empecina en editar en papel su revista Orsai para distribuirla a lo largo de 33 países. “La búsqueda permanente de lo novedoso volvió transgresor a lo clásico”, le explica el autor de Más respeto que soy tu madre a PáginaI12.

La elección de Casciari para narrar cuentos de su propio puño en la pantalla de Telefe no es antojadiza. Más bien parece ser coherente con la manera en que el escritor terminó de desarrollar una carrera que poco tiene que ver con la idea de hombre de letras que circula en el imaginario social. Al final y al cabo, Casciari supo antes que muchos colegas entender el rol de los narradores de historias en el nuevo ecosistema mediático: desde la publicación de un blog que atravesó todo tipo de fronteras (geográficas, pero también literarias y culturales) hasta la decisión de romper con las grandes editoriales para avanzar por un camino independiente, el escritor siempre tuvo claro que la libertad es un estado que debe buscarse por fuera del sistema. Y que a partir de la irrupción de Internet y el auge de los medios electrónicos, un mundo mucho más amplio que los libros se abría para los artesanos de las letras.