Hernán Lacunza: entre la presión de la economía y la presión del dólar

Se sabe, al menos en la Argentina, que las tormentas cambiarias y las disparadas del dólar son poco menos que derrota política segura. Y debiera saberse, también, que la paz de los mercados y el dólar planchado no garantizan por si mismos un triunfo, sobre todo cuando la economía y los coletazos de la economía pesan decididamente en el resultado electoral.

Fue el caso, ni hace falta aclararlo, de Mauricio Macri versus Alberto Fernández. Y del choque entre las expectativas que había despertado un tipo de cambio durante varias semanas controlado y una recesión, cargada de consecuencias sociales, que ya acumulaba un año. El saldo no fue la elección apretada que algunos proyectaban: fueron nada menos que 15 puntos de ventaja a favor del cristinista Frente de Todos y una debacle del macrista Juntos por el Cambio.