jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Histórico: el peronismo no tiene candidatos presidenciales competitivos

“Todo tiempo pasado fue mejor”. La frase, trillada y nostálgica, aplica con precisión científica cuando se analizan los candidatos con potencial presidencial que podría presentar el peronismo en este momento. Lejísimos parecen quedar aquellas elecciones de 2003, en las que sobraban los personajes y faltaban los puntos de acuerdo, a punto tal que el justicialismo encabezó tres listas diferentes: la de Carlos Menem (ganador en primera vuelta), la de Néstor Kirchner (presidente por la renuncia de Menem a enfrentarlo en el ballottage) y la de Adolfo Rodríguez Saá. Entre todos, superaron el umbral del 60% de los votos. Además, habían quedado en el camino otros importantes aspirantes: el propio Eduardo Duhalde, su canciller Carlos Ruckauf y Roberto Lavagna (impulsado en especial por la CGT).

Recordemos que antes de resignarse en proponer a Kirchner, Duhalde había fracasado en su búsqueda de potenciar la figura de José Manuel de la Sota, entonces el gobernador más comprometido en achicar el gasto político, bajar los impuestos y privatizar empresas públicas, empezando por Bancor. Muchos otros dirigentes le habían rechazado la propuesta de enfrentar a Menem: Carlos Reutemann, Felipe Solá y Mauricio Macri, quien como tantos otros empresarios nacionales acostumbrados a hacer negocios con el Estado tenía en aquellos tiempos una visión mucho más amigable respecto del peronismo.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)