lunes 26 de septiembre de 2022
Cursos de periodismo

“Humildado” por la experiencia

Tengo dos libritos divinos, Lost in Translation y Lost in Translation Again, ambos de Ella Frances Sander. La bajada de los títulos explica bien de qué tratan: “Un compendio ilustrado de palabras intraducibles de todas partes del mundo”. Por ejemplo, según el libro, en idioma indonesio “jayus” significa “un chiste tan malo que no te queda otra que reír”. En japonés, “boketto” es “perder la mirada en la lejanía sin pensar en nada en particular”.

La experiencia del mundo es infinita, el lenguaje es finito. Se pueden describir muchas de esas experiencias –no todas: las inefables, no– usando varias palabras, pero cuando esa experiencia es cotidiana resulta económico designarla con una sola. Evidentemente, en Indonesia es común que la gente haga chistes malos y debe ser habitual en Japón abstraerse del mundo. Es conocido –pero no sé qué tan cierto– ese dato que dice que los esquimales tienen una multitud de palabras distintas para lo que nosotros designamos como “blanco” ya que viviendo en la nieve la cantidad de matices que se pueden apreciar es mucho mayor. Las palabras existen para referirse al mundo y hay muchos mundos distintos en el planeta.

seul.ar  (seul.ar)