Humoristas gráficas, historietistas, ilustradoras: la revolución feminista también es de tinta y papel

“Me acuerdo de intentar imaginarme: ¿cuántas son 100 personas? Hay 100 dedos que pusieron like en una página que creé yo, desde mi computadora, con las mismas cosas que le escribía a mis amigas o en mis cuadernos, o en mi cabeza. Me parecía todo increíble”, dice Camila, creadora del personaje Cami-Camila sobre el nacimiento de su fanpage en enero de 2015.

El pseudónimo que daría nombre a su personaje nació con su primera cuenta de Facebook, a sus 17 años, porque no quería poner su apellido para “no dar tantos datos de su vida en las redes”, recuerda y se ríe. Ahora tiene más de un millón de seguidores en esta plataforma y otros cientos de miles en Instagram, donde semana a semana publica las historietas de Cami-Camila, una chica que vive, piensa y reflexiona, con humor, sobre todo tipo de situaciones que viven las personas entre los veinti y los treinti. Y que, claramente, tiene mucho de su vida.