jueves 9 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

India y Bangladés: el muro invisible

India fue mundialmente conocida por ser la joya de la corona inglesa durante la época colonial, que se prolongó durante más de un siglo, concretamente hasta 1947. Pero el proceso de independencia no fue un camino de rosas, y tampoco lo fue lo que vino después. La colonia asiática albergaba los territorios actuales de Pakistán y Bangladés, y su división no pudo escapar de la controversia y la violencia.

Junto a las reivindicaciones por el fin del dominio inglés, empezaron los desacuerdos y los ataques violentos por motivos religiosos y étnicos. Entre los protagonistas políticos, Mahatma Gandhi era partidario de la creación de una India donde convivieran pacíficamente hindúes y musulmanes —mayoritarios en las zonas del Punyab y Bengala—, a pesar de la oposición de los nacionalistas de ambos bandos. En cambio, Muhammad Ali Jinnah —político y fundador de Pakistán— y muchos otros afirmaban que la India sería dividida o destruida. Por este motivo, fue uno de los líderes más destacados del movimiento por la división del territorio, aunque el nuevo Pakistán estuviera dividido por el inmenso territorio indio.

Su deseo era fundar una nación plenamente musulmana, y los esfuerzos de Gandhi —que estaba prácticamente solo en su lucha— no pudieron mantener el territorio unido. Así, el almirante Mountbatten, virrey de la India desde el 24 de marzo hasta el 15 de agosto de 1947, viendo que Jinnah no renunciaría a su objetivo y cediendo a los cada vez más comunes ataques violentos, optó por una salida rápida y asumió la partición del territorio, que resultó en la creación de Pakistán —Oriental y Occidental— e India.

elordenmundial.com  (elordenmundial.com)