Inflación: de la canchereada al fracaso

Primero la cancherearon. Después la subestimaron. Más tarde le aplicaron un dogma. Luego se les fue de las manos. Y así Cambiemos se enfrenta ahora a cerrar el último año del mandato incumpliendo la promesa central de su discurso económico: no habrán podido tener ningún año de inflación bien por debajo del 25% que promedió el kirchnerismo, que, digamos todo, no cometió ninguno de los errores de anteriores porque directamente asumía convivir con ella y la dibujaba sin problemas.

Que era lo más fácil de hacer porque dependía del gobierno, decía el presidente Mauricio Macri o que abrir el cepo era gratis porque “los precios ya estaban a 15” como decía el primer ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quedaron como ejemplos históricos del que sobra un problema nada menos que como el costo de vida en un país como la Argentina.


Que “hay que mirar la núcleo” porque ahí no hay impacto de tarifas, que “las metas no se cambian porque están para cumplirlas” y que “todos los países del mundo controlan la inflación con tasa de interés e inflation targeting” son los regalos para los libros de la ilusión y el desencanto que dejaron los días de Federico Sturzenegger y equipo en el Banco Central.

Que “recalibramos las metas” del 12 al 15% para 2018 y “atrasamos un año” llegar al objetivo del 5% son los epígrafes que acompañarán por siempre la conferencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña del 28 de diciembre de 2017 cuando se mire el punto de partida de la peor crisis desde 2002.